Tras este pequeño gran viaje al norte de Portugal, casi a las puertas del invierno, hemos descubierto nuevos amigos de una calidad inenarrable, hemos oteado nuevos lugares repletos de sorprendentes paisajes y hemos podido comprobar, una vez más, la gran hospitalidad que nos profesan nuestros queridos amigos Porschistas de Portugal.

lapEn la apretada agenda de este fin de semana que se nos aventuraba con meteorología adversa, hemos sido testigos de la magnífica organización de Porsche Fans cuyos miembros y simpatizantes han puesto mucho de su trabajo, de su empeño apasionado y de su infatigable entusiasmo para que tras muchas horas de dedicación redundase en nuestro disfrute.
Al llegar a Sabugal por la noche, superada la lluvia que nos acompañó hasta el mismo momento de nuestra entrada al hotel, cualquier contratiempo del viaje se disipó instantáneamente al zambullirnos en la mágica atmósfera y la expectación que generaba la alegría de encontrarnos con los que allí fuimos convocados.
Tras una excelente cena, nos sentimos embriagados por los acordes del fado que hizo nuestras delicias incorporando notas de gran sensibilidad para regalo de nuestros oídos. Una estupenda velada que será muy difícil olvidar por la hilaridad contagiosa en la sobremesa.
Al día siguiente nos sorprendió la nevada matutina del sábado que, en primera instancia, nos dejó boquiabiertos ante el inusitado momento en que vimos nuestros coches cubiertos bajo un manto blanco que se nos antojaba imposible imaginar. Recuperados del primer impacto visual, hay que felicitar a la organización de Porsche Fans por la entereza y flexibilidad mostrada para adecuar el programa a tan especiales circunstancias.
En la jornada del sábado y domingo, valles y castillos perdidos reclamaron nuestra atención; nos paseamos por sus almenas y contemplamos sus murallas lo que nos permitió atisbar ciertos retazos de la historia medieval de Sabugal y su comarca, otrora parte del Reino de León antes del nacimiento de Portugal como nación soberana.
Pueblos y ciudades nos abrieron sus puertas y tras ellas saboreamos su rica gastronomía y paladeamos sus caldos y ricos licores. Reconfortados y cargados de magníficos recuerdos de Portugal que perdurarán con nosotros para siempre, será un placer poder reencontrarnos nuevamente con José Jacob y todos los amigos de Porsche Fans con quienes nos congratulamos por compartir el gusto y la pasión por nuestros Porsches.
No es posible terminar esta pequeña crónica sin antes extender las más sinceras felicitaciones y agradecimiento a José Luis Jacob, a Jose Carlos que estuvo siempre pendiente de que no nos perdiésemos por el camino, a nuestros magníficos fotógrafos y en general a todos los que formamos parte de este inolvidable II Encuentro Internacional Porsche Fans.
Luis Alberto Cuerdo (lap)

Anúncios